Beneficios de la fibra en el alimento

MVZ Esp MCPG Dipl Fausto Reyes Delgado
Hospital Veterinario UNAM-Banfield
servicioalcliente@banfield.net

En la nutrición de perros y gatos, el término fibra debe considerarse un concepto que involucra una gran variedad de sustancias y no una sola, sin embargo este término ambiguo es más empleado en veterinaria ya que la fibra en las dietas animales es menor que en las dietas del ser humano en las cuales es común encontrar un listado de productos con alta cantidad de fibra como harinas, cítricos, psyllium, etc.

La fibra describe al componente vegetal de los alimentos, el cual es resistente al proceso de digestión de los mamíferos (paredes de los vegetales compuestos por azúcares y lignina).  Los diferentes alimentos vegetales tienen a su vez diferentes cantidades de fibra soluble e insoluble, por ejemplo las frutas tienen más fibra soluble en comparación a los cereales.  Esta diferencia en solubilidad e insolubilidad, dan características de digestión, aunque se considera desde el punto de vista nutricional que la fibra no aporta ningún valor, aunque hay sus excepciones.

A pesar de estos puntos, de forma general se considera que la fibra puede aportar 3.5 Kcal/g de alimento y es necesaria tomarla en cuenta para poder realizar el cálculo de la ración de una mascota de forma adecuada.

La fibra ocasiona efectos de tipo fisiológico en el aparato digestivo, de forma resumida, afecta el vaciamiento gástrico, es decir el alimento permanece menos tiempo en el estómago, en el intestino disminuye el tránsito intestinal y por lo tanto modifica la digestión y absorción de nutrimentos, esto es importante cuando nuestra mascota presente alguna enfermedad en la que se desea no se absorban tantos elementos de la dieta como en el caso de diabetes mellitus, donde la fibra juega un papel importante en la disminución de la absorción de azúcares y por lo tanto ayudan a controlar niveles altos de estos; otra ventaja de la fibra con respecto al tránsito digestivo, es que si tenemos un paciente que sufre de tenesmo o problemas para defecar, la fibra hará que se incremente la cantidad de agua en la luz intestinal y favorecerá la evacuación de las heces por parte del paciente.

Con respecto al efecto de la fibra con otros componentes de la dieta como minerales (zinc, calcio, hierro y fósforo) estos generalmente están unidos a las paredes de los productos con fibra y es de importancia en el caso de cachorros y ejemplares gerontes.

Uno de los lugares donde la fibra ejerce más influencia es en el colon donde modifica la microbiota (flora bacteriana) la producción de sustancias como hidrógeno, agua, amoniaco y metano.  Al controlar el amoniaco ayuda a pacientes con enfermedades del hígado, otro efecto benéfico observado con el empleo de fibra en la dieta, es que la fibra disminuye la concentración o formación fecal de mutágenos, disminuyendo su contacto con la mucosa del colon, por lo que se considera podría ser protectora y así evitar la presentación de cáncer de colon aunque esto sigue en investigación.

En el caso de enfermedad pancreática, como falta de enzimas, el uso de fibra está contraindicada, ya que disminuye la posibilidad de que favorezca la absorción de enzimas pancreáticas disminuyendo el efecto de éstas en la digestión, sin embargo en el caso de diabetes mellitus, como se comentó con anterioridad, ayuda al control de los niveles de azúcar en la sangre, por lo que las dietas para pacientes con DM favorecen la presencia de fibra no soluble.

Los usos más comunes para la fibra incluyen la constipación (dificulta para defecar).  Su adición a la dieta favorece el tránsito intestinal y atrae agua a la luz intestinal haciendo heces más blandas y fluidas, enfermedad inflamatoria gastrointestinal que se caracteriza por diarrea crónica y pérdida de peso con engrosamiento de las paredes del tracto digestivo.  El empleo de la fibra ayuda a desinflamar las paredes intestinales tratando de favorecer la absorción de nutrientes.

Estos son solo algunos de los efectos que vemos con el uso de la fibra cuya fuente principal son el arroz, la cebada, trigo, maíz, avena, etc., productos muy empleados en las dietas de nuestras mascotas.  El médico veterinario podrá orientarnos, de ser necesario, en el empleo de una dieta o suplemento especial con fibra, y lo que podemos esperar de ella.

Compartir esta publicación

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comience a escribir y presione Enter para buscar

Carrito de compras

No hay productos en el carrito.